• La Fundación Krita está en apuros

    por  • 1 agosto, 2017 • MuyLinux • 0 Comentarios

    krita

    La Fundación Krita, entidad que canaliza la gestión económica, los esfuerzos para el desarrollo y la difusión de la conocida aplicación de dibujo Krita, ha anunciado que ha tenido unos problemas con el fisco de Países Bajos que la ha dejado bastante tocada a nivel económico.

    Los problemas comenzaron el pasado mes de febrero, cuando la Fundación Krita fue auditada por un inspector fiscal de Países Bajos. Desde la fundación estaban seguros de que todo estaba en orden debido a que fueron asesorados por una persona especializada. También llevaron a cabo los trámites para gestionar el VAT (IVA) ante las autoridades fiscales y mantuvieron los libros contables según las instrucciones del asesor.

    Sin embargo, el inspector fiscal encontró, según su criterio, dos apartados que no estaban siendo gestionados de forma correcta por parte de la fundación, empezando por el hecho de que vende libros y vídeos formativos, por lo que la financiación no se basaba al 100% en donaciones, llevando a cabo, al menos parcialmente, una actividad empresarial. La Fundación Krita dice haber declarado el VAT de todas las cosas compradas para la fundación y las que ha vendido. Las ventas representan solo el 15% de sus ingresos, siendo el resto donaciones.

    La fundación fue creada sobre todo para que el programador ruso Dmitry Kazakov se pudiese dedicar a tiempo completo al desarrollo de Krita. Debido a la venta de artículos, el inspector fiscal ha concluido que la Fundación Krita no es una fundación, sino una empresa, por lo que también le reclama el VAT por el trabajo realizado por Kazakov desde Rusia, a pesar de que en el país euroasiático no se factura el VAT por la ocupación que ha ejercido.

    La situación se vuelve aún más retorcida si se tiene en cuenta que Kazakov es propietario de sus aportaciones a Krita, pero la fundación no es más que la propietaria de la marca tras la aplicación. A esto hay que añadir que la Fundación Krita nunca ha gestionado ningún VAT por el trabajo de Kazakov debido a que considera que es una fundación y no una empresa.

    Como consecuencia de todo este lío fiscal la fundación fue sancionada con 24.000 euros, aunque moviendo fichas han conseguido reducir la cuantía a 15.006 euros con multas e intereses incluidos. A esto se suma los gastos del contable que les ha ayudado en todo este asunto, que ascienden a 4.000 euros.

    Obviamente, esta sanción ha dejado a la fundación bastante tocada tanto a nivel anímico como económico. En lo primero, Boudewijn Rempt ha reconocido que el desarrollo de Krita se ha frenado, mientras que la liquidez disponible bajó de los 30.000 euros a principios de año a los 5.461,63 euros actuales. A esto hay que sumar la dedicación total de Rempt a Krita desde que abandonó su vida basada en tener dos trabajos a tiempo completo, lo que ha aumentado aún más los gastos de la fundación.

    Por suerte, la Fundación Krita parece que podrá salir adelante a pesar de su mala situación, gracias a que ha conseguido la ayuda de tres patrocinadores extraordinarios que han ayudado a la fundación a salir de este mal trago. Por otro lado, un cuarto patrocinador ayudará a mejorar el rendimiento y a restaurar las funcionalidades y la interfaz táctiles de Krita.

    Con el fin de no repetir el mismo error, los encargados de la Fundación Krita crearán una empresa separada para declarar los ingresos de las ventas generadas a través de vídeos, libros, Windows Store y Steam, dejando la fundación mantenida al 100% con donaciones y evitando así la gestión del VAT por el trabajo realizado por Dmitry Kazakov desde Rusia.

    Para terminar, Boudewijn Rempt ha anunciado una campaña de recaudación de fondos para 2018 que se iniciará en septiembre de 2017. Después de incluir las características prometidas para Krita 4.0 y 4.1, los desarrolladores piensan dedicar un año para corregir bugs y pulir la aplicación.

    Artículo original: La Fundación Krita está en apuros

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *