• SUSECON 16, una gran experiencia

    por  • 21 noviembre, 2016 • MuyLinux • 0 Comentarios

    susecon 16

    Es momento de terminar con un repaso a lo que dio de sí SUSECON 16 y como advertiréis enseguida, este artículo es de corte más personal que los anteriores. Creo que es lo que toca, relajar el tono y contar la experiencia de forma menos encorsetada. No hay que olvidar que SUSE es una empresa que trabaja con y para otras empresas, por lo que el enfoque del evento es ante todo profesional. No es la típica conferencia dedicada a tecnología de consumo o de usuario final y es fácil aburrirse si uno no sabe a qué atenerse.

    Hay que tener en cuenta también que en MuyLinux hablamos un poco de todo lo relacionado con Linux y el Open Source, si bien nuestro eje siempre ha sido el GNU/Linux de usuario final. Al mismo tiempo muchas de las personas que nos leéis sois profesionales de alguna rama tecnológica o estudiáis para serlo. Es decir, en estas páginas cabe gran parte de lo que es SUSECON, no todo, y es justo ese otro poco para lo que la prensa, principalmente, estaba allí.

    Así, cuando el pasado domingo publicaba Can’t Stop the SUSE! y alguien me preguntaba en los comentarios por la cobertura del evento, le respondía que iría por partes para no saturar. Y así ha ido. De hecho, el artículo de arranque de SUSECON 16 del día 8 de noviembre era para lo que yo estaba allí y en un principio poco más. Pero como no iba a hacer 15.000 kilómetros solo para eso, me quedé para disfrutar del evento al completo. Os lo cuento.

    susecon 16

    SUSECON 16: negocios

    Para la prensa, especialmente para la prensa tecnológica de temática profesional, lo fuerte de SUSECON 16 pasó el primer día, el lunes 7 de noviembre: rueda de prensa escueta con información embargada hasta el día siguiente, entrevistas, reunión de socios de SUSE… Todo muy bien organizado, pero tan previsible como cabría esperar. Algunos medios solo estuvieron presentes ese día y se perdieron lo mejor.

    Porque fue el mismo día de la elecciones estadounidenses cuando de verdad comenzó SUSECON. Durante los tres días que siguieron se desarrollaron una serie de actividades para diferente tipo de público que merece la pena comentar. Para empezar la jornada, sesiones generales en las que SUSE se reunía con socios o ejecutivos de la casa para conversar acerca de temas de interés, siempre bajo la batuta de Michael Miller, presidente de Estrategia, Alianzas y Marketing de SUSE. Gran labor la suya.

    Las keynotes de SUSECON 16 fueron bastante instructivas, aunque entiendo que las charlas de ejecutivos sobre tendencias de mercado no es plato para todo el mundo. Sin embargo, esa es la brújula que marca el camino y para quien gusta de estar informado, es realmente interesante. De todas cubrí con especial atención la del martes, en la que la compañía invitada fue HPE, uno de los socios más relevantes de SUSE. Para más datos podéis leer SUSE y HPE, una alianza estratégica en favor de la transformación digital.

    Cabe señalar que ya desde la conferencia de bienvenida SUSE mostró sus cartas. Bajo el lema ‘define tu futuro’ martes, miércoles y jueves dedicaron las keynotes a desgranar tres ideas centrales: ‘tiempo de transformación’, ‘adaptarse para ganar’ y ‘abajo con el tiempo de inactividad’. Tras asistir a las principales sesiones, lo que me quedó lo dejé plasmado en MCPRO: SUSECON 16: la transformación digital está en la nube.

    La nube es la actual big thing en el sector empresarial y el frente de Linux y el Open Source está presentando dura batalla con OpenStack y la adaptación de soluciones preparadas para exprimir la computación de alto rendimiento. Ahí está la vanguardia de la innovación, guste o no; y como muestra el mundo en el que vivimos de servicios en línea, Big Data y demás.

    SUSECON 16: tecnología

    No todo fue proyección comercial, aunque todo confluya ahí. Hubo espacio para que, una vez presentada o tratada cierta tecnología, los asistentes pudieran probarla con sus propias manos. Las sesiones técnicas son una de las actividades que más agradecían los profesionales que acudieron al evento y en SUSECON 16 las hubo a lo grande: más de 150 en total.

    El mismo martes se anunció SUSE Enterprise Linux SP2, por lo que ya os podéis imaginar cuál fue el protagonista indiscutible de estas sesiones. La actualización del sistema corporativo trajo consigo novedades importantes a nivel técnico, y qué mejor manera para romper el hielo que apoyado en los expertos de SUSE que han trabajado implementando las características.

    La mayoría de asistentes a SUSECON, de hecho, son administradores de sistemas y o responsables técnicos que van a empaparse de lo nuevo para llevárselo de vuelta. Las sesiones técnicas incluyeron charlas, demostraciones, tutoriales, casos de estudio, más de 100 horas de prácticas y hasta 5 exámenes de certificación, más que nunca debido precisamente a la explosión de infraestructuras en nube y las nuevas especializaciones que están surgiendo en torno al fenómeno.

    De la gente con la que hablé, por ejemplo, recuerdo el caso de Matt, un ingeniero de sistemas canadiense que asistía a SUSECON para certificarse en SUSE Enterprise Linux (SLE). Trabajaba en un centro educativo con más de 6.000 alumnos y, según me dijo, una de las cosas que más valoraba del ecosistema de software de SUSE es lo bien que se integra con el de Microsoft, del que también son usuarios.

    En general, en las sesiones técnicas hubo un poco de todo: SUSE Enterprise Linux, SUSE Enterprise Storage, SUSE OpenStack Cloud, SUSE Package Hub, openATTIC, Salt… Como he dicho, y aunque hubo mucho más, se respiraba nube en cada esquina.

    En el aspecto más puramente recreativo, no obstante, la versión de SUSE Enterprise Linux Server para ARM y Raspberry Pi 3 dio mucho juego y para más de una risa. Todo el mundo quería toquetear y más de uno tendrá la oportunidad de seguir haciéndolo todo el tiempo que quiera, porque SUSE fue sorteando durante las keynotes Raspberry Pi 3 con SLES y en la jornada de clausura regaló uno a cada asistente, cortesía de ARM.

    En menor medida, openSUSE tuvo su hueco y sirvió como ejemplo para un par de sesiones dirigidas por Richard Brown, empleado de SUSE y actual líder del proyecto comunitario. Los temas, el testeo automático de paquetes con openQA que tanto ha ayudado a agilizar los procesos de revisión y que SLE y openSUSE usan por igual, y Open Enterprise & Open Community – Empowering Each Other, cuyo título lo dice todo.

    Ahí fue donde más usuarios de openSUSE me encontré, claro, y por lo que pude indagar, desde que apareciera openSUSE Leap en escena ha generado interés para labores de servidor como nunca antes: el perdido soporte de antaño que intentaron paliar con Evergreen ya no es un problema y la base de SLE aporta un plus muy importante. Para el ámbito personal, sin embargo, openSUSE Tumbleweed está cada vez más asentada. Yo funciono al revés y así lo recomiendo, lo que en este contexto significaría openSUSE Leap 42.2, disponible desde el miércoles pasado (¡no fui el único que llevaba instalada la RC en el portátil!).

    SUSECON 16: diversión

    Como es obvio, por más que interese o apasione la tecnología todo tiene un límite y de vez en cuando es conveniente relajarse un poco y divertirse sin más. SUSE lo planteó bien: primero, dividiendo las sesiones generales en tres días en lugar de hacerlo de golpe; segundo, programando los parones para charlar y tomar un café o un refresco, entre otras actividades especiales que gustaron mucho.

    merchandisign en susecon

    Un día antes de que comenzara el evento, el domingo, se celebró una cena informal con la prensa en el mismo hotel; el lunes se organizó una visita al Museo Internacional del Espionaje y una cena con analistas; el martes la ‘SUSECON Band’, encargada cada mañana de amenizar las conferencias, tocó un concierto “privado”; y el miércoles llegó el plato fuerte: visita al Museo Nacional del Aire y el Espacio de Estados Unidos cuando ya estaba cerrado al público.

    En cuanto a otros divertimentos, una parada obligatoria para muchos se encontraba en la zona izquierda del hotel, a medio camino de la sala de conferencias. Allí se situaba el stand con merchandising de SUSE y había cosas muy chulas, la verdad. Entre regalos y compras, a la hora de hacer las maletas para la vuelta más de uno se topó con inconvenientes derivados. Si a alguien le interesa, hay tienda en línea de SUSE y openSUSE.

    Por supuesto, que SUSECON 16 se celebrase en Washington D.C. en una semana como esa fue un aliciente imposible de ignorar. Fue muy interesante estar esos días allí. Además, es una ciudad muy bonita y acogedora, ideal para hacer turismo.

    * * *

    El 16 que acompaña al nombre del evento es para señalar el año, ya que esta fue en realidad la quinta SUSECON que se celebra. Y subiendo el listón edición tras edición, algo que es de destacar. Que sigan así, porque al atractivo de la agenda se le suma el poder constatar la capacidad de reclamo de la compañía. Desde que Attachmate comprase Novell y lo separase de SUSE en unidades de negocio independientes, la situación ha mejorado sustancialmente y a ello ha contribuido de manera decisiva el reformulado equipo directivo encabezado por Nils Brauckmann. Así que tanto porque el cambio se ha notado muy positivamente en los beneficios de SUSE como porque ha beneficiado de forma directa a openSUSE y el ecosistema Open Source, se puede decir que van por buen camino. Que no lo pierdan.

    Artículo original: SUSECON 16, una gran experiencia

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *