• Por qué no recomendamos Fedora (y otras tantas)

    por  • 25 noviembre, 2016 • MuyLinux • 0 Comentarios

    fedora

    El martes llegó Fedora 25 y a juzgar por algunos de los comentarios más destacados, sois unos cuantos los que no compartís la presentación que le dediqué al lanzamiento. Como además hay comentarios coherentes y bien plantados, creo conveniente explicar por qué no recomendamos Fedora.

    Notad que voy utilizando singular y plural según toque, porque si bien la “posición” de MuyLinux es la del titular, la de Eduardo Medina (exusuario de Fedora para más señas) y la mía coinciden: no recomendamos Fedora. ¿Y por qué no íbamos a recomendar un sistema que, es evidente, tiene un gran nivel técnico? Por lo mismo que no recomendamos otras tantas distribuciones geniales.

    Lo primero, señalar que MuyLinux es un sitio bastante heterogéneo en contenidos, a pesar de girar siempre en torno a los mismos temas. Cuando hablamos de distribuciones para el usuario final, aplicaciones y demás, sin embargo, nuestro foco de atención se va hacia el usuario corriente, al que puede gustar de la tecnología y usar GNU/Linux, pero no es un experto. Porque, y esta es la auténtica respuesta, considero que el experto no necesita de recomendaciones.

    En este caso, quien dice experto, dice usuario avanzado o experimentado, y muchos de los que nos leéis habitualmente lo sois. ¿Y cuál es uno de los rasgos característicos del usuario avanzado? Que confía más en su propia experiencia que en una recomendación, no importa de dónde venga. Es lo que tiene la experiencia. A mí también me pasa; me gusta mucho leer otros medios, pero rara vez me dejo convencer de algo que no me encaje.

    Por ejemplo, soy asiduo de las publicaciones sobre hardware de Phoronix (uno de los sitios que más habremos enlazado en la historia de MuyLinux) y le tengo un gran respeto a Michael Larabel, pero aunque me diga que Fedora 25 es su versión favorita y que la recomienda encarecidamente, sé que no es para mí. Y ya la he probado y hay cosas que me han gustado: la que más, la exquisita implementación de GNOME. Pero no es para mí. Antes prefiero… muchas otras, la verdad.

    Pero si no recomendamos Fedora, es porque no se la recomendamos al usuario básico. Fedora es una distribución para usuarios avanzados, en mi opinión, que baso en mi propia experiencia. Como argumentos podría mencionar el escaso tiempo de soporte, el instalador de sistema, lo peliagudo de ciertas actualizaciones… Son varios los factores por los que nunca recomendaría la distro para uso doméstico y mucho menos en producción.

    Ahora, si me dices que eres ingeniero y te gustaría especializarte en las soluciones de Red Hat, entonces sí, Fedora es una gran elección para estar en contacto constante con la materia e ir viendo lo que se cuece. Además, es una de esas distros que suele presumir de rendimiento porque puede.

    Así que quizás me equivoqué siendo tan categórico con lo de “por imposible que sea recomendar Fedora a nadie“, pero lo de “dado su escaso tiempo de soporte o su dureza para con el usuario no acostumbrado a sus particularidades” es de rigor. Conozco a quien ni siquiera ha podido instalarla, después de haber usado sin problemas distribuciones como Ubuntu o Manjaro.

    ¿Me equivoqué con lo de “Fedora es el campo de pruebas de Red Hat“? Lo que seguía no iba solo porque incluya paquetes nuevos, por supuesto, pero, por citar el caso más similar y que algunos mencionasteis, hay un mundo entre Fedora y openSUSE. Por desarrollo y ciclos de vida son incomparables. Fedora es como las Ubuntu intermedias (que tampoco recomendamos) dirigidas a introducir cambios y con breve tiempo de soporte.

    En resumen, en nuestras recomendaciones características como facilidad, estabilidad o amplio soporte son clave, y Fedora no está en los primeros puestos de la lista. Y no es malo. Simplemente tiene otro enfoque, con el que su comunidad está conforme. Y yo lo celebro, porque a diferencia de la morralla e incluso cosas solo aceptables que hay, Fedora es un importante proyecto de software.

    Así que no recomendamos Fedora, pero no vamos a dejar de seguirle la pista. Una cosa es opinión y otra información.

    Artículo original: Por qué no recomendamos Fedora (y otras tantas)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *